Echeverría, un caballero español

Un héroe de hoy

Ignacio Echeverría fue asesinado en Londres tratando de salvar la vida de una mujer cuando estaba siendo acuchillada por un terrorista islamista. Ocurrió en la tarde noche del sábado. Hasta la mañana del miércoles las autoridades británicas no informaron del hecho a su familia.

En el atentado de los locos islamistas murieron 8 personas el pasado día 4. Hace trece años, el 11 de marzo de 1994, otros terroristas de la misma camada mataron en Madrid a 190 personas y dejaron 2057 heridos en los trenes que reventaron. Los servicios del ministerio del Interior organizaron una morgue de urgencia en uno de los pabellones de IFEMA. Doce horas y media después estaban ya identificados 155 cadáveres. El resto, destrozados por las bombas, lo fue antes de las cuarenta y ocho horas siguientes. Los familiares pudieron disponer de sus deudos y comenzaron a recibir asistencia psicológica.

En la capital del imperio británico los servicios policiales y de inteligencia han mantenido cuatro días en un sin vivir a las familias de las 8, tan sólo 8, víctimas mortales y a buena parte de los 48 heridos, entre ellos otro español. Continue Reading

Sánchez y la democracia

pas d’ennemis a gauche?

El secretario general electo de los socialistas está empeñado en seguir la senda podemita del populismo. Ya su elección fue fruto de la desintermediación con que se ha cargado las estructuras internas de su partido. Lo de las bases frente a los barones es pura demagogia. Y barata.

La apelación directa a la militancia retrotrae el ejercicio de la democracia al vivido en las Ciudades Estado de hace veintiséis siglos, teóricamente gobernadas por la asamblea de sus ciudadanos libres.

Aquel era otro mundo en el que los políticos, los titulares de la polis, no pasaban de ser una minoría, apenas un tercio, del total formado además por mujeres, esclavos y metecos, los extranjeros residentes. (Entre paréntesis, metecos allí, maquetos en el País Vasco o charnegos en el catalán… No tenían derechos ciudadanos).

Aunque para eruditos a la violeta como Iglesias aquellas reducidas comunidades son exquisita muestra de la democracia directa que propugnan, su gobierno tenía cuerpos intermedios, como los jurados que acabaron integrando los más listos de los miembros de la asamblea. Continue Reading

El huevo de Iglesias y la teleconferencia de Rajoy

Sorpresa en la calle

No fue hoy su mejor día, y no tanto por el huevo que le escalfaron en su cuidada melena como por haberse dado a conocer la sentencia que Pablo Manuel Iglesias Turrión quiso mantener en secreto. ¡Toma transparencia! Al cabo de un año se ha levantado el velo con que consiguió tapar su ansia por consolidar una situación profesional; más de treinta mil euros anuales.

Extraño amor por la transparencia; ni plasma ni pluma, secreto. Que “la gente” no sepa que llegué a los tribunales para apañar unos duros… Sería de interés conocer quién en el Juzgado de lo Contencioso Administrativo nº 18 de Madrid, y cómo, se las ingenió para satisfacer la pretensión del podemita: que de la sentencia no se curse copia a la oficina de comunicación del Tribunal Superior de Justicia.

Jueces los hay de todos los colores pero últimamente lucen tanto o más que políticos al asalto de los cielos. Ahí está el numerito preparado por de Prada y de Diego, magistrados de la Audiencia Nacional negando a un Presidente de Gobierno declarar por teleconferencia como los podemitas Errejón y Bescansa hace ocho meses. O tres años atrás los sediciosos catalanistas Mas y Gispert, Presidenta de  la Cámara catalana. Continue Reading

Policías, jueces, medios y ciudadanos

Acosados

Lo de la UCO y la presidenta madrileña produce los efectos previstos. Más que la pena de telediario a que nos tenían acostumbrados algunos magistrados y fiscales, lo de la unidad de la Guardia Civil está suponiendo el ajusticiamiento de la víctima.

Por todas las esquinas aparecen personajes, redes y medios dispuestos a engrosar el pelotón de fusilamiento; justicieros inquisitoriales corren raudos como si alguien hubiera gritado aquello de “el último maricón”.

El fantasma de Iglesias, o sea Iglesias el fantasma, ya ha colocado la efigie de Cifuentes en el frontal de su autobús de los horrores. Para qué esperar a nada más; asunto juzgado. Se han confirmado todas nuestras sospechas, dice un tal Candela, diputado podemita en la Asamblea madrileña.  Y el joven ciudadano protector del gobierno socialista de los EREs se lanza a la arena pidiendo más y más oportunas explicaciones; ha llegado tarde, dice, como si la afrentada hubiera tenido que darlas antes de conocer los hechos. Continue Reading

UCO, la cafetería y fantasía

Podría parecer una película del tardo neorrealismo italiano que desembocó en el mare magnum de jueces y fiscales como di Pietro y otros, mani pulite ¿recuerdan?, pero no, ahora se trata de una producción nacional que hincha las velas de los cantamañanas. Los populistas son siempre los mismos, aquí, en Francia o en Venezuela. Sean diestros o siniestros dividen al personal en justos, ellos, y corruptos, los demás; legítimos, ellos, e ilegítimos los demás.

Y aquí entra en escena la Unidad Central Operativa del benemérito cuerpo que, tal vez contagiada del afán de popularidad que alienta al conjunto del estrellato patrio, más intenso cuanto menor es su protagonismo, lanza al telediario los resultados de sus pesquisas como si de un órgano judicial se tratara.

Denunciar a la presidenta madrileña por la concesión del servicio de cafetería de la Comunidad a un hostelero presunto benefactor de los populares, como tal unidad acaba de hacer, supera el mejor gag de aquel inmenso Vittorio de Sica en las producciones de los años 50, tipo Pan, amor y fantasía o La ladrona, su padre y el taxista. Tan ridícula debe de ser la imputación que juez y fiscal han pasado y aprovechado la ocasión para sentar que “los investigadores tienen que limitarse a apuntar hechos sin avanzar calificaciones jurídicas”. Continue Reading

“Nosotros y nosotras”

los compañeros Díaz, López y Sánchez

A base de declinar géneros, compañeros y compañeras, afiliados y afiliadas, etc., se puede llegar al ridículo en que cayó Sánchez cuando muy serio y solemne introdujo en el debate, apenas iniciado, su gran aportación a las primarias socialistas: “como muchos de nosotros y nosotras…”.  Como suena: nosotros y nosotras. A partir de ahí poco cabía esperar de un personaje comido por el resentimiento, sólo eso: rencor.

El partido está como está por haberle forzado a dimitir hace unos meses en aquella misma sala en que se celebraba el encuentro. Y por haber permitido con su abstención que Rajoy esté hoy en la Moncloa; este fue el leit motiv de toda su intervención.

Díaz, uno de los arietes que en el pasado otoño derribaron los muros de aquella Ejecutiva, cortó el juicio de un mandoble: “No, Pedro, Rajoy está donde está porque tuvimos 85 diputados, el peor resultado en la historia del partido”. Continue Reading