Las dos Españas, hoy

Paseando por las Ramblas

A Dios gracias, y a la sensata madurez de los españoles, nuestro país no está dividido entre derechas e izquierdas, ni siquiera entre constitucionalistas y revolucionarios, no; la fractura se ha producido entre la gente y la política. España está viviendo al margen de las cuestiones que ocupan la agenda de sus políticos. España es mucho más, más ancho y más profundo, que su Estado.

La inmensa mayoría ha aprendido a vivir al margen de la maquinaria que trata de condicionar su forma de vida y constreñir el futuro. Y cuando tiene ocasión de manifestarse sale por peteneras, sorprendiendo a propios y extraños como los andaluces hicieron hace poco más de un mes.

Es la sociedad, que vive al margen de las sandeces de Torras, la chulería de Iglesias y de un tal Ortega Smith, o de los desvaríos de un presidente mendaz y su gobierno; es la España vital con la que soñaba Ortega y Gasset en aquella famosa conferencia, “Vieja y Nueva Política”, cuando decía que había dos Españas que viven juntas y que son perfectamente extrañas: Continue Reading

El disparate andalusí

Pas d’ennemis à gauche

Comedia de enredo, teatro del absurdo, astracanada ¿qué están representado los tres partidos que no dejan de jugar con las ganas de desalojar a los socialistas que votó una mayoría de andaluces?

Durante siglos la gente se ha solazado con diversas formas teatrales, desde los autos sacramentales hasta los musicales que hoy llenan las salas madrileñas, pasando por los dramas románticos, las comedias de enredo, el teatro del absurdo o la astracanada de Don Mendo.

Desde las tablas de los templos del entretenimiento todo cabe para hacer pensar, llorar o reír. El mundo de la ficción no conoce más límites que los del ingenio humano; en el de la realidad ocurre lo contrario, los límites los pone la imbecilidad. Por eso cuando sucede que la realidad supera a la ficción es para echarse a temblar.

Está pasando en aquella tierra en otro tiempo llamada de María Santísima. Continue Reading

Valls y el cordón sanitario

Valls estrella mediática francesa

Asaltar la alcaldía de Barcelona después de haber sido primer ministro francés es toda una aventura de riesgo, por muchas que haya vivido su protagonista. Cabe pensar que Manuel Valls no se resigna a vivir el destierro con el que los franceses liquidaron su paso por la política, y aterriza en la ciudad donde su padre, catalán residente en Francia desde los años cuarenta, quiso que naciera.

Su salida de Francia recuerda el episodio de Santa Teresa sacudiéndose de sus sandalias hasta el polvo de su Ávila natal. Y atrás dejó también el Partido Socialista francés al cabo de treinta y siete años de activa militancia.

Fracasado su intento de entrar en las primarias presidenciales de 2012, el nuevo presidente socialista, Hollande, le nombró ministro de Interior, y primer ministro dos años más tarde, cargo del que dimitió para volver a presentarse a las primarias ante la siguiente elección presidencial.

Además de perderlas negó su apoyo al ganador, gesto duramente juzgado por su propio partido, de cuyo grupo parlamentario salió hace año y medio para pasarse al liderado por su exministro de Economía, y ahora nuevo presidente, Macron. Continue Reading

Marionetas autonómicas

Por ahí…

Las autonomías cada vez lo son menos, menos autónomas entiéndase. Así, la concertación progubernamental andaluza se ha armado desde la capital, o sea Madrid, en detrimento de la autonomía de los partidos locales. El empecinamiento de Vox en salir en la foto es prueba irrefutable.  Pero lo de los socialistas catalanes ya es el rizo que le faltaba a la cometa.

Resulta que los sanchistas ahora al mando del antiguo socialismo catalán, aquel de los Raventós, Triginer, Obiols o Lluch, anuncian su adhesión a los sediciosos si éstos previamente votan los presupuestos estatales del doctor chisgarabís; su sí en Madrid sería correspondido con otro sí en el Parlament a las cuentas que Torra presente. El viejo carrusel napolitano: tu dai‘ na cosa a me, io do’ na cosa a te.

Tamaño cambalache está protagonizado por un par de marionetas que bailan al son de sus principales. Es lo que son Iceta y Torra, manejados por los hilos que mueven a distancia Sánchez y aquel Puigdemont de borroso recuerdo. Continue Reading

Ante un cambio de régimen

Qué más me da…

Soy de los que piensan que el doctor Sánchez cifra todas sus ambiciones en apurar hasta las heces su condición presidencial, vivienda confortable, servicios de privilegio, medios de transporte sin límite y seguridad, toda la del mundo. Pero comienzo a albergar dudas sobre si no perseguirá un fin de mayor calado para consolidarse en un futuro abierto tras la voladura de la monarquía parlamentaria, cúspide y pilar de nuestro sistema constitucional.

Si mantengo la sospecha en el terreno de la mera conjetura es debido a las escasas luces que atribuyo al doctor chisgarabís para afrontar una empresa de tamaña hondura. Pero un individuo que ofende la verdad cada vez que habla, que trampea su tesis, embauca al partido, se burla del único punto del programa de censura con el que le dieron el poder –elecciones inmediatas- etc., es capaz de cualquier cosa.

De momento ha resignado los poderes del Gobierno de la Nación poniéndolos al nivel de las extravagantes exigencias de un gobernador regional. Escudado en la torpe semántica de su vocera trata de camuflar la realidad de una cumbre entre gobiernos, como reza el comunicado conjunto, bajo el opaco velo de una reunión para dialogar. Tarea tan inútil como repintar “La rendición de Breda” velazqueña hasta transmutarla en “La merienda a orilla del Manzanares”. Continue Reading