El arte de empezar por el principio

Se puede engañar… pero no a todos todo el tiempo

Sánchez quiso jugar a jefe de Estado y la aventura nos salió por un pico. En su soberbia, realmente inconmensurable, se le ocurrió aquello de “llamar a consultas” a los dirigentes de los demás grupos parlamentarios, cuando lo que le correspondía era echar sobre el tapete un programa propio y buscar las adhesiones necesarias, o acuerdos paralelos, para ponerlo en marcha. Eso era cumplir con el encargo real; lo demás, una estupidez como ha quedado demostrado.

Lo que no comienza por el principio suele no llegar hasta el final. El proceder el candidato frustrado ha sido una sucesión de artimañas que inhabilitaría a cualquier dirigente en el mundo de todo tipo de empresas, culturales, económicas o deportivas.

Ignorante del sabio principio que Lincoln dejó dicho, Sánchez ha pretendido engañar a todos durante todo el tiempo; nada menos que durante tres meses. Montar un gobierno de izquierda radical pero sin los radicales, para que la abstención del centroderecha le permitiera ocupar el banco azul sin la ayuda expresa de los golpistas, filo etarras y otros nacionalistas de diversa laya. El engendro ha terminado como el rosario de la aurora. Continue Reading

… Y Santiago cerró España

Se acabo el circo, por ahora …

El portazo ha vuelto a ser sonoro. España se libra de un gobierno trufado de comunistas bolivarianos, y no tanto por obra del encargado de formarlo como por el peso de la Historia. Europa no es el Caribe.

En el día del santo patrón de las Españas la ambición de Sánchez se dio de bruces con la dura realidad de una sociedad que no está para bromas. Una ancha mayoría de los representantes recién elegidos, unos porque no y otros porque tampoco, rechazó la candidatura de quien se presentó sin mayores poderes que su cara bonita.

Enredó a la extrema izquierda podemita esperando tal vez que la inestable situación de su sanedrín abriera las puertas a la adhesión de los golpistas catalanes antes de que caiga sobre sus jefes la sentencia merecida. Septiembre es demasiado tarde, se le escapó en alguna ocasión, y así lo confirmó el portavoz Rufián al concluir la sesión del segundo fracaso. Continue Reading

Algo huele a podrido

Nueva versión de Ricardo III: todo por seguir en Moncloa

Algo huele mal en su candidatura cuando Sánchez sólo ha obtenido un voto más de los que suma su partido, y los números no engañan. Sólo el representante de las anchoas cántabras se le puso en posición de saludo. Resultado: una escuálida suma de 124 síes frente al rechazo de 170 y la puerta que dejaron entreabierta 52 comunistas y otros. Un éxito sin precedentes.

Deprisa y corriendo, el núcleo duro del sanchismo se puso a hacer de inmediato los deberes, tres meses después del encargo recibido del Jefe del Estado. Ahora todo se circunscribe a la caza de las 52 abstenciones más una, Montero votó en contra, para sumarlos a los 124 que ya tiene en el cesto. Continue Reading

Qué habremos hecho…

Extraño actor el que desprecia al público ocultando el guión.

Asistir a la sesión de investidura que al cabo de tres meses se abrió ayer es como morir un poco. ¿Acaso no tenemos los españoles el derecho a tener un Gobierno normal, que ofrezca certezas en lugar de incertidumbres? El candidato Sánchez es un problema en sí mismo. Genera desconfianza al cabo de tanta ocultación, mentira y dobleces sin fin. El país no se merece este castigo.

En manos de tal sujeto este gran país puede dejar de serlo en menos tiempo de lo que cabe pensar. No hay más que oírle dónde pone el acento de sus propuestas, ocurrencias mejor. Ni una mención a lo que realmente afecta a la esencia de la Nación, ni a los derechos económicos de sus ciudadanos. Tupido velo sobre Cataluña y los presupuestos -impuestos, déficit, prioridades- porque sobre ellos piensa terminar transando lo que haga falta para volver a ser alzado por golpistas, exterroristas y comunistas bolivarianos. Continue Reading

La investidura, TVE y el terrorista

Un terrorista en Pime Time, niños; para que conozcais de todo.

Qué más da sentar un terrorista a la mesa si con ello ganamos la investidura. Por ahí debió de ir el razonamiento de Sánchez antes de dar la orden de llevar a la televisión pública nacional a un tal Otegui, pistolero en sus mejores tiempos, para escarnio de las gentes de bien.

Dejemos algunas cosas claras: en RTVE a nadie se le ocurre llamar por su cuenta a Arnaldo Otegui, personaje inhabilitado para ejercer funciones públicas. No ya para invitarle a dar el mitin irrumpiendo en los hogares a la hora de mayor audiencia, es que ni siquiera para quedar a tomar unos potes allá por su tierra.

Aquel despropósito sólo pudo ser posible por mandato expreso de quien puede hacerlo: el presidente del Gobierno, en funciones tan largas como le venga en gana, porque desde hace ya tiempo él tiene claro de qué muletas servirse para sentarse en el banco azul. Continue Reading

Sánchez, Valls y García Montero

Valls como primer ministro de la República francesa.

 

Valls saldrá del Ayuntamiento de Colau para adornar el próximo gobierno Sánchez, si éste llega a formarlo. La jugada abrillantaría la pátina centrista de la que se ha recubierto nuestro fraudulento doctor. Al menos, por unos meses, porque el franco catalán, una vez sentado en el banco azul, probablemente trate de ir avanzando hacia su cabecera para hacerse con el gobernalle de la nave.

Auparse hasta lo más alto es su ambición no satisfecha. En Francia intentó ser candidato a la presidencia republicana en dos ocasiones, 2012 y 2016, coronadas ambas con el fracaso. En el Reino de España habrá de conformarse con la del Gobierno. La inconsistencia de Sánchez y la experiencia vivida en París tal vez le salvaran de un fiasco más. Al fin y al cabo, para un expresidente del Gobierno francés, los de aquí no dejamos de ser simples petites espagnols. Continue Reading