Angelitos negros

Monumento en el madrileño Parque del Retiro al autor del poema Angelitos negros.

Andrés Eloy Blanco tiene un precioso monumento en el parque madrileño de El Retiro. Venezolano fallecido en su exilio mexicano en los años 50, fue uno de los fundadores del partido Acción Democrática, hoy dentro de la Mesa de la Unidad Democrática que preside Guaidó. Pero sobre todo fue uno de los grandes poetas venezolanos, adscrito a la generación española del 28. Entre su obra hay un poema universalmente conocido: Angelitos Negros.

La canción que cantó Pedro Infante en la película con ese título, año 48, y aquí popularizó Antonio Machín, es una síntesis del poema de Blanco que concluía así:

“Pintor que pintas tu tierra, /si quieres pintar tu cielo, / cuando pintas angelitos / acuérdate de tu pueblo / y al lado del ángel rubio / y junto al ángel trigueño, / aunque la Virgen sea blanca, / píntame angelitos negros.”

Todo ello se me ha hecho presente al leer que el líder de la iglesia anglicana, Justin Welby, arzobispo de Canterbury, ha manifestado en un programa de la BBC 4 que la representación de Jesús como hombre blanco por parte de Occidente debe ser revisada a la luz de las protestas del movimiento Black Lives Matter. Continue Reading

Compartir entrada:

Cenando con Fumaroli

Marc Fumaroli, patriota francés, europeo insigne.

En el siglo XVII María de Medici, viuda de Enrique IV, regente de Francia y madre de Luis XIII mandó construir el Palacio de Luxemburgo, y para cubrir sus pasillos y salones encargó a Rubens veinticuatro cuadros alegóricos sobre su vida. Las pinturas hoy están en el museo del Louvre, y el inmueble es sede del Senado francés.

En una de sus saletas cené una noche con Marc Fumaroli, deslumbrante personaje que salió de este mundo ayer, día de San Juan. Frente a nuestra mesa y a la derecha del alto ventanal, teníamos una arenga de Napoleón grabada sobre el muro. No recuerdo si en la campaña africana, en todo caso sí aquella retórica, brillante y sólida como el bronce. Así se lo comenté a mi compañero de mesa, que, raudo, alanceó la figura del emperador.

El académico Fumaroli, catedrático de la Sorbona, profesor del Collège de France, doctor por los centros más renombrados de la academia occidental, acababa de editar y prologar las Memorias de Ultratumba de Chateaubriand que por enconces yo estaba leyendo. Más de 2.700 páginas escritas durante cuarenta años, en las que Napoleón, el militar emborrachado de sangre, un déspota incapaz de respetar la Historia porque él quiere ser su hacedor, es fustigado sin piedad. Continue Reading

Compartir entrada:

Flexibilidad, que nadie se mueva

Así celebraron en el Congreso la investidura Sánchez e Iglesias.

El banco azul, las alfombras, el sueldo seguro y los gastos reservados son sólidos pilares a los que amarrarse. Los podemitas lo tienen bastante claro. Su portavoz ha desvelado la clave: ante la tormenta de cerebros en que parece metida la otra mitad de la coalición, flexibilidad. La del junco, que reza la copla del Resistiré. El sanchismo hace como si estuviera abriendo el capítulo siguiente del manual de resistencia de su líder.

Visto lo que se le viene encima, con la misma alegría con que hace seis meses se echó en los brazos de Iglesias, Sánchez busca ahora compañías más cálidas. Engañará a los leninistas bolivarianos con el mismo arte con que toca la tenora a los golpistas catalanes que bailan sardanas a la espera del relator. Como engañará a las nuevas parejas que aguardan mejores tiempos sentadas en derredor del salón. Como volverá a engañar a sus socios actuales una vez repuestos del susto que acaban de llevarse.

Los publicitarios de La Moncloa, ellos marcan realmente la deriva a tomar en cada momento, tienen mejores encuestas que las que Tezanos siembra para que el común pierda toda esperanza de cambio. Y sus datos sociométricos les dictan la necesidad de un cambio de rumbo urgente, y mejor en el verano que en otoño. Continue Reading

Compartir entrada:

Y ahora, patriotismo

Para imágenes de guerra, una de verdad: el asalto a la playa Omaha, 6 de junio, 1944.

¡Es la guerra! Primero fueron las imágenes bélicas, como si el control de la pandemia fuera la toma de Montecasino o el desembarco de Normandía. Cedidos todos los derechos ciudadanos al comandante en jefe, quién va a discutir la unidad.

De ésta saldremos unidos, unidos, uni-dos; la unidad, como el gran Bertha, clave en el asalto a las posiciones enemigas. ¿Alguien osa contrariar al mando en medio de la alarma?

Los populares avisan sin ser atendidos de fallos en la estrategia y denuncian errores en los movimientos tácticos que el mismo mando único ha de anular, corregir y restablecer para volver a enmendar. Pero no el más grave: el desprecio por la intendencia, con lo cual al cabo de cien días el confinamiento sanitario ha enervado la capacidad productiva del país.

La admirable resiliencia de los civiles ha permitido al comandante en jefe proclamar la victoria, su victoria. Advierte de que el enemigo, semi oculto, aún puede causar destrozos y que ahora toca volver a levantar las ruinas del sistema económico; demostrar a la UE que merecemos ser sacados del hoyo. Y punto en boca.

La unidad ya no basta; fue necesaria para esquivar críticas y no atender alternativas como las que la oposición le propuso hasta en tres ocasiones. Ahora lo que corresponde es patriotismo. ¡Patriotismo! Malo cuando la autoridad recurre a palabras mayores para extrañar a media España.

Así habló eyer el patriota: “nadie puede soñar con sacar un beneficio dañando los intereses de España y de los españoles. Pido a todos los partidos españoles que apoyen activamente la propuesta de la Comisión Europea. Si España gana, ganamos todos. Si España pierde, no solo pierde el Gobierno, perdemos todos. Pido responsabilidad, altura de miras, patriotismo”.

Para el comandante en jefe no son patriotas quienes piden seriedad y control frente a la institucionalización del derroche populista que hará de España un país de subsidiados, condenados a trabajar no se sabe dónde para pagar la deuda acumulada. Para Sánchez patriota es su ministro de Consumo: “sin el comunismo no habría democracia en España; está en el ADN de la tradición democrática de este país”. Garzón dixit.

La verdad es que la patraña recuerda tiempos gozosamente remotos, diciembre de 1946, cuando en la Plaza de Oriente madrileña una multitud calentada por la propaganda gritaba a los pies de aquel caudillo bajito que no se preocupara por quedar aislado de las Naciones Unidas porque “Si ellos tienen ONU, nosotros tenemos dos”. La propaganda puede hacer milagros, hasta olvidar el hambre.

La falacia, el camelo y la provocación son los epígrafes del guion con que Redondo e Iglesias hablan por boca de ganso. Excelentísimos Ventrílocuos a cargo del presupuesto nacional.

Compartir entrada:
Leave the first comment

El viento, ética y estética

El revisionismo histórico confunde el tocino con la velocidad.

En el ala oeste del crucero de la Catedral de Santiago de Compostela hay un pequeño altar dedicado a su santo patrón en su versión mata moros. Espada en alto sobre brioso corcel, despacha mandobles sobre los sarracenos de Abderramán II postrados a los pies de su caballo, blanco naturalmente.

Clavijo, la reconquista, en fin, batallas de la Edad Media tan lejana como distantes son sus paradigmas éticos de los de nuestro tiempo.

Ni corto ni perezoso, hace algunas décadas ya, el cabildo compostelano decidió apaciguar la imagen cubriendo los bajos de la escena con una horrenda pradera de plástico verde para ocultar a los yacientes a los pies del caballo. Y se quedaron tan contentos dejando a Santiago alanceando musarañas.

Desde entonces crece por doquier una ola revisionista que trata de rehacer el mundo como si la Historia fuera moldeable como aquel blandiblú de los juegos infantiles. En unos casos para ganar batallas irremisiblemente perdidas, en otros para borrar personajes, como los soviéticos hacían tras la desaparición de cada uno de sus líderes supremos. Continue Reading

Compartir entrada:

El gobierno del Estado y el estado del Gobierno

La Fiscal General del Estado, ex ministra y activista socialista.

Atrincherado en la excepcionalidad que durante noventa días ha suspendido la normalidad democrática en la vida de los españoles, el Gobierno ha ido asumiendo todos los poderes del Estado.

La autoridad única que se arrogó al proclamar la guerra a la pandemia ha ido cuajando un único poder en el que el Legislativo embucha decretos de urgencia y la Justicia es tutelada por las otrora Fiscalía y Abogacía del Estado, hoy transustanciadas en terminales del Gobierno.

Si así está el Estado no es menos preocupante el estado del Gobierno. En una palabra: achicharrado. El cúmulo de embustes ha arruinado a buena parte de quienes confiaron en él. La coalición de progreso es un mero arrejuntamiento de intereses para el progreso, efectivamente, pero sólo de sus titulares. Continue Reading

Compartir entrada: