El ciudadano Rivera y el gobierno progresista

Hubo ocasiones para todo en la vida política del ciudadano Rivera.

Tras haberse estrellado contra las urnas abiertas el pasado domingo Albert Rivera ha hecho lo que corresponde. Perder en siete meses dos millones y medio de votos que han dejado a la intemperie a sus más estrechos colaboradores y desalojado del Congreso a 47 diputados, tiene el precio que él ya ha satisfecho, la salida de la escena pública, y que los españoles habremos de pagar al gobierno social-comunista que hipoteca nuestro futuro.

El retiro de quien fue una especie de esperanza blanca de la renovación política ha sido laureado con los honores propios del país que mejor despide a sus caídos. Ciertamente Rivera es un ciudadano benemérito. Luchó contra la corriente desbocada del nacionalismo catalán sin más pertrechos que la limpieza, virtud escondida en los dominios del pujolismo, y el sentido común. El esfuerzo de un equipo de noveles deshizo en las urnas de aquella comunidad el embaucamiento del independentismo en las elecciones de hace dos años. Continue Reading

Frankenstein, Drácula y el Hombre Lobo

Versión original de los monstruos que ahora dan tanto miedo como pena por el país que acosan.

Se queda corto lo del gobierno Frankenstein, feliz imagen debida a Pérez Rubalcaba, un socialista como Dios manda, para definir lo que Sánchez trató de perpetrar hace pocos años para alcanzar la cúspide de la cucaña que para él es la presidencia del Gobierno.

El acuerdo firmado con Iglesias en horas veinticuatro, tiempo que a Lope le bastaba para escribir una obra según él mismo cuenta en la Epístola a Claudio Conde, es como el tráiler de una película de miedo; sólo un avance de lo que puede llegar a quitar el sueño a la inmensa mayoría de los españoles.

Sin confianza no habrá inversiones, y sin inversiones, empleo; el paro estrujará la bolsa de las pensiones, la deuda para pagarlas arruinará a la Nación hasta que la Unión Europea dé con la fórmula para dejar constancia de que estamos secos. ¿Qué pensarán entonces los estafados por el sanchismo y por los populismos de ambos extremos, diestro y siniestro? Continue Reading

Pirro Sánchez pierde su envite

Tezanos no dio ni una. ¿Cuánto nos cuesta el CIS?

Otra victoria como esta y regresaré solo a casa”, exclamó el rey egipcio Pirro tras perder millares de soldados en su victoria sobre los romanos. La frase le cuadra como anillo al dedo al doctor cum fraude tras el gatillazo electoral que ha coronado la campaña que él solo se preparó. Mendaz como acostumbra y auxiliado de espectaculares efectos especiales, como el sobrevuelo de la momia de Franco sobre los montes de El Pardo y el aprovechamiento en beneficio propio del patrimonio nacional que requirió una admonición de la Junta Electoral Central, Sánchez ha quedado peor de lo que estaba.

Ha ganado, sí, perdiendo tres diputados y el uno por ciento de su peso en el censo de votantes; el mismo porcentaje cedido por su vecino de la izquierda, que se deja 7 escaños. Los tres que aporta Errejón no son suficientes para evitar el lastre de los sediciosos catalanes, filoetarras y nacionalistas vascos en un eventual gobierno Frankenstein.

Claro que tan pírrica victoria ya la quisiera para sí Rivera. El líder de Ciudadanos ha conseguido en medio año perder cuarenta y siete escaños, o reducir a la mitad su peso en el electorado del país. Su errático paseo por la política, abrió las puertas del Gobierno a Sánchez traicionando a su socio de legislatura y un año después se las cierra tras las elecciones de abril, le ha convertido en irrelevante.

Su negativa a sumar con los populares una alternativa al sanchismo le pesará de por vida. Cuando sus escuderos han perdido sus escaños él endosa su responsabilidad a un Congreso; todo un sarcasmo. El líder tiene razones que sus pares no alcanzan a comprender, como impedir a Arrimadas presentar su candidatura a presidir la Generalitat tras ganar las elecciones catalanas. ¿Espejito, espejito, hay alguien más guapo que yo?…

Sin Villegas, Girauta, Hervías, Espejo-Saavedra, y demás, poco futuro se adivina en la formación, poco futuro distinto de su suma con los populares, tan lenta como ineludible. Hay precedentes, tanto en la derecha, PPD-AP, por ejemplo, como en la izquierda, PSOE-PSP.

Para triunfo, el de Vox. La versión más dura de la derecha hasta hace un año embalsada entre las corrientes populares soltó los pies por alto excitada desde algún centro de las propias filas populares. Enfrente, Sánchez, Calvo y Tezanos pusieron sus mejores esfuerzos en lanzarlos a las estrellas. El éxito no ha podido ser mayor, 52 escaños, un 15% de los votos emitidos.

Todo un paradigma de las operaciones divide y vencerás. Los populares de Soraya y Rajoy hicieron algo similar con Podemos frente al sanchismo. Hoy, la consolidación momentánea de Vox ha conseguido romper lo que sería el primer grupo parlamentario, 142 escaños sin contar los efectos de la ley electoral.

Los populares de Casado han salvado los muebles. En medio año han sumado más de seiscientos mil votos para llegar a los 90 escaños. Tan insuficientes para gobernar como necesarios para hacer posible un Gobierno nacional con capacidad para afrontar el futuro más incierto a que los españoles nos enfrentamos desde que vivimos en democracia.

Anoche Casado no hurtó el reto. Después de subrayar la incompatibilidad existente entre sus propuestas y los anuncios del sanchismo, insistió en que estará a lo que demande el interés general de los españoles. ¿Estará dispuesto Sánchez a negociar un pacto de legislatura sobre cuestiones como la crisis económica en ciernes, la catalana, el sistema educativo o la igualdad de todos los españoles ante la Ley, entre otras, con quien realmente puede aportarle la fuerza que necesita?

Por ahí va lo que importa. El resto, literatura.

Leave the first comment

La cosa está clara

Los dos contendientes con una árbitro de por medio

Lo que llaman “El Debate” fue un adefesio de difícil digestión. No son horas, ni método para aclarar nada. El miedo que el doctor del fraude tiene al cara a cara impuso este encuentro a cinco del que no podía salir otra cosa que un cierto chispeo por los extremos, y así fue. Pero la trampa superó lo previsible con el juego de cámaras dispuesto bajo el amparo de esa llamada Academia televisual.

La broma comenzó por mantener durante horas interminables un errático eje del tiro de cámara, de forma que cuando se veía a los árbitros volverse hacia su derecha a quien realmente miraban estaba a su izquierda. Pronto fue superada por el encuadre con que eran servidos los parlamentos de los únicos contendientes reales, Casado y Sánchez.

Mientras el doctor fraude era enfocado para llenar la pantalla, el candidato popular aparecía sumergido en un fondo gris perla, frío color donde los haya, reclamando a su izquierda las respuestas que nunca obtuvo del sanchista y buscando por el otro lado el contacto con el espectador a través de una cámara que le fue hurtada. Continue Reading

Y Sánchez se caló el tricornio

Sánchez mandó por delante a su vicepresidenta.

Lo anuncié hace días: el doctor cum fraude comenzará la campaña travestido de Guardia Civil, o de lo que haga falta para hacer como que hace en defensa del interés nacional. Dicho y hecho. Sin venir a cuento o, por mejor decir, porque mañana comienza la campaña electoral, el sanchismo hace como que pone cara feroce a los golpistas y saca a la calle un decreto ley contra la república virtual catalana. Toma del frasco: república virtual.

Pero de tal esfuerzo legislativo para defender la Nación que, por cierto, cuelgan del decreto que aprobó la Estrategia de Seguridad Nacional 2017, gobierno popular a la sazón, nada se infiere que pueda afectar de aquí a un mes al golpismo rampante que practican las autoridades de la comunidad catalana.

Al dar a conocer el inicio de las hostilidades contra los Puigdemont, que sigue en Bélgica hartándose de mosselen met friet, Torra, que sigue en la Generalitat, Torrent, siempre al frente del Parlament y tantos más agentes del secesionismo, la vicepresidenta Calvo dijo que el propio Presidente llevó “el mismo en mano” el real decreto-ley al Consejo. Continue Reading

Cataluña de ida y vuelta

Residencia presidencial como escenario de campaña

¿Partido de Gobierno? Lo de menos es hablar de plurinacionalidad o de federalismo, conceptos tan lejanos como ajenos a las necesidades de los españoles. Lo relevante del caso, lo que refleja el carácter tramposo del sanchismo es que retiraran ambos palabros del programa preparado para los próximos comicios y en horas veinticuatro los hayan repuesto.

El equipo encargado del programa pensó que al meterse en ese dibujo la inmensa mayoría de españoles iba a tacharles de lunáticos. Las cosas en Cataluña no están para echar leña a las barricadas con el falaz propósito de apagar las llamas. Consecuencia: fuera alusiones a lo que han venido proponiendo desde hace años, y que aquel “hombre de paz” llamado Zapatero elevó a proclama presidencial; su célebre nación discutida y discutible. Por cierto, ¿se lo habrá explicado a Morales, el caudillo bolivariano cuyo chocante triunfo ha arropado con su presencia?

Movido por ese impulso tan noble como desinteresado de vender por unos votos su histórico patrimonio, Sánchez dio el visto bueno: adelante con los faroles, ni plurinacional ni federal; ¿a ver quién se atreve ahora a echarme en cara que dependo de Junqueras, Colau, Otegui y demás bilduetarras? Continue Reading