Nos venía bien una alegría

El Rey con la Copa de Europa ganada por la Selección nacional.

El Rey confesó ante el equipo nacional: “nos venía bien una alegría”. Más razón que un santo. Es lo que tiene andar sin rodeos, como cuando saltó como un resorte en el palco del estadio berlinés para cantar el último gol en la competición europea.

Con la verdad por delante suele andarse bien los caminos. Sin ella, gentes como el mendaz acaban enredado entre zarzas y vericuetos hasta dar de bruces con el suelo. Le está ocurriendo al marido de Begoña Gómez, que no pasa día sin que algo o alguien le desmonte el sueño del “no hay nada de nada”, frase talismán con la que el bolaños de turno le aseguró que terminarían sus males. Continue Reading

Compartir entrada:

El entorno

David y Begoña, entorno presidencial, en el Congreso.

La defección de los de Abascal de la política nacional para participar en la troupe radical que encabezan Orban y Marine, sumerge al partido de las esencias patrias en la maniobra con que Putin trata de romper la Unión Europea.

De eso va el juego en el que no hay más que seguir las andanzas del presidente húngaro, desde el chino al ruso y llegar hasta el corrupto Bolsonaro, para comenzar a desentrañar el galimatías instalado en Europa. Continue Reading

Compartir entrada:

Se despeja el panorama

Santiago Abascal, líder de VOX

Pasamos a la oposición”, ha proclamado Abascal. Bien; el panorama comienza a aclararse. Suliveyado por la crecida de la extrema derecha francesa, Orban en la UE y la sombra de Trump sobre todos nosotros, ha decidido romper amarras con el mundo respetable, al que Meloni quiere acceder, como Espinosa de los Monteros y tantos otros.

Ya está donde siempre debió estar, lejos de las tentaciones con que el poder y las nóminas de los altos cargos corrompen; en la oposición. “No tenemos ningún apego a los sillones, sino a nuestros principios”, quiso dejar claro Continue Reading

Compartir entrada:

La del escorpión

Es mi naturaleza pudo explicarse el triministro…

Había una vez una rana sentada en la orilla de un río, cuando se le acercó un escorpión que le dijo:

—Amiga rana, ¿puedes ayudarme a cruzar el río? Podrías llevarme a tu espalda…

—¿Que te lleve a mi espalda? —contestó la rana—. ¡Ni pensarlo! ¡Te conozco! Si te llevo a mi espalda, sacarás tu aguijón me picarás y moriría. Lo siento, pero no puede ser.

—No seas tonta. ¿No ves que si te pincho te hundirás y yo, como no sé nadar, me ahogaré también?

La rana, después de pensárselo mucho concluyó:

—Si este escorpión me pica en medio del río, nos ahogaremos los dos. No creo que sea tan tonto como para hacerlo.

Y dirigiéndose al escorpión le dijo:

—Bueno, lo he estado pensando y te voy a ayudar a cruzar el río.

El escorpión se colocó sobre la espalda de la rana y juntos empezaron a cruzar el río.

Cuando habían llegado a la mitad del trayecto el escorpión picó con su aguijón a la rana. La rana sintió un fuerte picotazo y cómo el veneno mortal se extendía por su cuerpo. Mientras se ahogaba sacó las últimas fuerzas que le quedaban para decirle al escorpión:

—No entiendo nada… ¿Por qué lo has hecho? Tú también vas a morir.

El escorpión miró hacia abajo y le respondió:

—Lo siento ranita. No he podido evitarlo. No puedo dejar de ser quien soy; es mi naturaleza.

Y los dos desaparecieron bajo de las aguas del río.

Allá por la otra esquina del Mediterráneo, un tal Esopo escribió esta fábula hace dos mil quinientos años. Pudo haber sido ayer, visto el término del viaje hacia la normalidad democrática del popular González Pons y el sanchista Bolaños. ¡Al tercer día, el aguijón!

Compartir entrada:
Leave the first comment

Discreción o nocturnidad

Pons y Bolaños tras firmar el acuerdo para la independencia de la Justicia.

Habitualmente los pasos importantes requieren discreción. Esa es la llave que ha abierto el primer acuerdo entre los dos partidos mayores del arco parlamentario. Como lo fue en la fecundación del consenso con el que la inmensa mayoría de la sociedad y sus representantes alumbraron la Constitución, y con ella creímos cerrar un siglo de guerras civiles para abrir un futuro de concordia nacional. Continue Reading

Compartir entrada:

Sanchismo chavista

Zapatero rindiendo visita a Maduro en Caracas, con Delfi presente.

Habrá otros casos, quizá, pero ninguno tan evidente, tan cabal, como la mutación del sanchismo en chavismo caribeño. Es lo que tiene tanto viaje del iluminado Zapatero a la Venezuela de Maduro. Y la confianza con que el sanchismo sigue tratando a Delfi, ¿recuerdan?, la vicepresidenta chavista que Ábalos y Koldo siguiendo instrucciones de Sánchez acogieron una madrugada de enero de 1920 hasta para ocuparse de sus pesadas maletas.

Continue Reading

Compartir entrada: