¿Y quién defiende al Rey?

El Rey Felipe VI, titular de la Corona y símbolo de la unidad de España.

Borrar ochenta años de la historia de una nación tal vez no sea tan imposible como pensamos. Al sanchismo y su cuadrilla bolivariana le han bastado nueve meses de trasteo para dejarse de cuentos, tomar el estoque y entrar a por todas.

Con cincuenta mil muertos encima y los vivos embozados por el miedo, la sociedad española no está para muchos trotes. Y el Estado, tampoco; con el Legislativo aherrojado y la Justicia acosada por una Fiscalía genuflexa ante quien la manda, el Ejecutivo se apresta a tomar el último bastión del sistema: la Corona. Continue Reading

Compartir entrada:

Pero en qué país vivimos

Como Cicerón frente a Catilina, ¿hasta cuándo Sánchez seguirá abusando de nuestra paciencia?

Si en una semana larga no me puse al teclado se debe a que día tras día la actualidad no dejaba espacio al asombro. Pero siempre hay una última gota que hace rebasar el vaso; bueno, han sido múltiples las gotas que en un par de días te plantean una triste cuestión:

¿Pero en qué país vivimos?

La incautación (“apoderarse arbitrariamente del algo”, DRAE) de la figura del Rey es el colmo de la arrogante insensatez de un presidente que avanza a tontas y a locas hacia no sabe dónde; o si lo sabe, peor. Pero nosotros no lo sabremos hasta que nos demos de bruces con las consecuencias de sus decisiones. Continue Reading

Compartir entrada:

El estado de la Nación

Ayer publiqué en La Tercera de ABC el artículo que reproduzco a continuación

El estado de la Nación

El primer problema político de España no son los presupuestos generales del Estado; es el estado de la convivencia nacional. En los nueve meses de la legislatura en curso la política se ha envilecido como nunca lo había hecho en cuarenta y cinco años. La democracia está hoy sujeta al interés espurio de un sujeto político que ha desnaturalizado un partido para acomodarlo a sus personales ensoñaciones.

Esto no ha sucedido en un partido minoritario, sin relevancia social; ésta es la situación en que se encuentra el PSOE, uno de los dos partidos que, con mayor o menor fortuna, han venido turnándose en el Gobierno durante los últimos años. Continue Reading

Compartir entrada:

Escándalos

El Gobierno no se deja investigar.

Este es uno de los escándalos más graves de nuestra historia democrática”, ha dicho el ciudadano Garicano, eurodiputado. No se refería a la compra de votos en la Andalucía gobernada por los socialistas durante cuarenta años, ni al peaje del tres por ciento cobrado por los gobiernos nacionalistas catalanes durante veinticinco años, ni a los chanchullos populares durante el aznarismo, ni a los fondos de las dictaduras iraní y venezolana que regaron la semilla del tardo comunismo podemita o su obstrucción a la Justicia, ni siquiera al permanente secuestro de la verdad practicado por Sánchez, actual presidente del Gobierno; no. Para este eurodiputado el mayor escándalo es la presunta utilización de medios de la seguridad por un extraño ministro popular para tapar los manejos de un cajero corrupto.

Recordado lo anterior, simplemente para tratar de situar las cosas en su contexto histórico, a los populares les toca ahora afrontar la investigación parlamentaria sobre el asunto, más allá de la judicial en curso. Ya es hora de asentar un principio tan elemental, como poco seguido, que dice “el que la hace la paga”. Continue Reading

Compartir entrada:

Ciudadanos y ciudadanas…

El ministro Garzón, feliz en su despacho.

Resulta complicado discernir entre el alipori y la decepción que puede causar un personaje público con un micrófono ante la boca. Y si el personaje cobra gratificaciones de ministro, caso del señor Garzón, entran ganas de llamar a Torra y pedir asilo en Port Lligat, primer punto de la península que ve el sol por las mañanas, como decía don Salvador Dalí.

Ante la noticia de la fusión inminente entre Bankia y Caixabank la radio pública andaluza tuvo la idea brillante de poner un comunista en antena. No me consta si lo hizo para inocular o promover. Continue Reading

Compartir entrada:

El obsceno chantaje de la unidad

Constructoras, eléctricas, banca, telefonía y otras empresas reguladas, atentas al presidente

La llamada a la unidad por parte de Sánchez es tan ridícula que llega a lo obsceno. El tipo del “no es no”, y del “¿qué parte del no no ha entendido?”, vende unidad a los representantes del índice selectivo de la bolsa -tres cuartas partes de los cuales están sujetos a su mandato regulatorio-. Se la exige a Casado, insultado a la salida por la ministra portavoz. Y cierra el circo firmando con ERC abrir la mesa de las cesiones para que le entren a la muleta de los presupuestos.

La idea de unidad que tienen el doctor presidente es bien clara: la unidad consigo mismo. Continue Reading

Compartir entrada: