La Forcadell y el magistrado

Y ahora en ERC

El hacer de Forcadell, Maria Carme, recuerda el poema de Joan Maragall sobre la sardana, la dansa més bella de totes les danses que es fan i es desfan. Hacer y deshacer que versos más adelante así describe: Ja es decanta a l’esquerra i vacil.la / ja volta altra volta a la dreta dubtant, / i se’n torna i retorna intranquil.la, / com, mal orientada, l’agulla d’imant.

Con menor sensibilidad, alguien podría recordarle aquello que el potro dijo a la ardilla, según fabula Iriarte, Tantas idas y venidas; / tantas vueltas y revueltas, / quiero, amiga, que me diga: / ¿son de alguna utilidad?

Y es que tras su paso por la sala del Supremo muchos creyeron ver a Forcadell retirarse de las tentaciones del siglo para consagrarse a la libertad ganada tras proclamar sus votos constitucionales.

Vana esperanza de almas cándidas sorprendidas por su salto hasta hacerse con el cuarto puesto en la lista electoral de Esquerra Republicana.

En el auto que el magistrado Llerena dictó tras las declaraciones de Forcadell y acompañantes deja constancia de que “todos los querellados, no es que hayan asumido la intervención derivada de la aplicación del  artículo  155  de  la  CE,  sino  que  han  manifestado  que, o bien renuncian a la actividad política futura o, los  que desean seguir ejerciéndola, lo harán renunciando a cualquier actuación fuera del marco constitucional.”

¿Cuánto tiempo pasarán Junqueras y su ERC transitando por la vía constitucional para implantar su republiqueta?

Quizá se ha obrado un milagro, y la razón social “Esquerra Republicana de Catalunya” se haya tornado virtual o simbólica, como Forcadell dijo en el Supremo de la independencia republicana por ella proclamada el pasado 26 de octubre en el Parlament.

Por qué no; como tantas otras cosas importantes, los milagros son cuestión de fe. Ahora bien, para los descreídos el magistrado del Supremo también dejó escrito la siguiente admonición:

“No se escapa que las afirmaciones de todos ellos pueden ser mendaces, en todo caso, han de ser valoradas  en  lo  que  contienen,  sin  perjuicio  de  poderse modificar  las  medidas  cautelares  si  se  evidenciara  un  retorno  a  la actuación ilegal que se investiga.”

¿Veremos a Maria Carme echar mano del sabio refranero español para aclarar que donde dijo digo dijo Diego? Podría suceder en su siguiente pasada por el Tribunal Supremo.

Posted miércoles, noviembre 15th, 2017 under Política.

Tags: ,

Leave a Reply