Bien hecho

Los Reyes de España y Marruecos

La concordia entre los gobiernos de España y Marruecos, auspiciada por los Estados Unidos, es un paso en la buena dirección. Mantener enquistadas las relaciones con el vecino del sur ha sido una de las torpezas señeras del desgobierno que el país sufre. Como lo sería el hecho de haber dado este paso sin conocimiento de Argel, el otro vecino ribereño y fuente del gas que nos calienta.

Los efectos de la criminal tropelía rusa en ciernes, con sus implicaciones en los suministros energéticos de Europa, lo hace doblemente oportuno. Continue Reading

Compartir entrada:

El lado equivocado de la Historia

Dice Biden, entre otros, que Putin se ha situado en el lado equivocado de la Historia. La cuestión es ¿tiene lados la Historia?

Por historia entendemos el conjunto de sucesos y hechos de toda naturaleza vividos por una nación. Hay quienes piensan, como Marcel Camus, que en el fondo la Historia mundial es la historia de la libertad.

Ese continuo, perpetuum mobile, como el afamado vals de Johann Strauss II, registra frenos y aceleraciones según las circunstancias y personas por las que pasa, unas haciéndola y otras sufriéndola. Dese nuestra visión la humanidad permaneció aletargada durante los siglos que catalogamos como Edad Media, un largo paréntesis entre el helenismo y el Renacimiento. Continue Reading

Compartir entrada:

Cuestión de principios

Artículo que

hoy publico en

La Tercera de ABC

sobre la actualidad

y carencias exhibidas

en la política actual.

 

Esto va más allá de celos y ambiciones personales. El aquelarre montado en el partido que encabeza la oposición al sanchismo ha de tener razones más profundas que un día, cuando quizá sea ya demasiado tarde, llegaremos a conocer. Hasta ahora las ideológicas formalmente no han entrado en escena. Como en una pintura negra goyesca, personajes de pelaje diverso, azuzan a los encarados en su cruce de invectivas.

La crisis larvada durante meses explosionó a raíz de la pírrica victoria popular en los recientes comicios castellanoleoneses. Las urnas pusieron a los ganadores ante un dilema; cuestión de hondo calado, pues la respuesta en uno u otro sentido condicionaría la manera de hacer oposición desde el centro derecha. Tal vez la grotesca demonización de Vox por parte del sanchismo, cuando el inquisidor está liado con comunistas, golpistas y demás agentes anticonstitucionales, haya servido de yesca para este fuego sin control. Continue Reading

Compartir entrada:

Un poco de Historia

La Primera República. Revista La Flaca 3 de marzo de 1873

Señores, voy a serles franco: estoy hasta los cojones de todos nosotros” dicho lo cual, don Estanislao Figueras, primer presidente de la primera república, salió del Consejo y aquella misma noche tomó el expreso que le condujo hasta París donde vivió exiliado poco más de un año.

Y así el federalista Francisco Pi y Margall ocupó la presidencia el 1 de junio de aquel año de 1873, de la que dimitió al cabo de un mes y diecisiete días. La tercera guerra carlista y el Cantón de Cartagena le hicieron imposible la vida.

Su sucesor aún dispuso de un mandato más breve: mes y medio fue lo que duró don Nicolás Salmerón hasta dar paso al liberal don Emilio Castelar. La guerra carlista, el cantonalismo y el enfrentamiento con los Estados Unidos en Cuba dieron al traste con la presidencia del mejor orador parlamentario en la historia española. Continue Reading

Compartir entrada:

El trampantojo como arte

No es lo que parece, ¿o sí?

El sanchismo está rompiendo todos los techos. Aquello del buen Abraham Lincoln, “Puedes engañar a todo el mundo algún tiempo. Puedes engañar a algunos todo el tiempo. Pero no puedes engañar a todo el mundo todo el tiempo”, está a punto de saltar por los aires. Porque ya va para tres años, o cuatro, y las mentiras siguen embaucando a todos como el primer día.

No hay brazo de la tropa gobernante que no dedique sus mejores esfuerzos, además de la inteligencia de centenares de asesores, en dar vuelta a la realidad con la facilidad con que se lo damos a los calcetines quienes pagamos sus cuentas. En ese afán cuentan con la eficaz colaboración de sus tentáculos mediáticos. Continue Reading

Compartir entrada:

Ojo al cantonalismo

Los taifas acabaron con el sistema musulmán en la península.

La derrota del sanchismo en votos y en escaños, respectivamente un cinco por ciento y siete menos de los que tenían, no la han podido remediar ni los juegos malabares con las cartas marcadas del jefe del CIS ni actuaciones del Consejo de ministros en plena campaña, como la subida del salario mínimo, sacada de sus bolsillos, que son los nuestros, por la vicepresidenta comunista.

Los populares han ganado, pero no en la medida con que se engañaron para tomar la decisión de mandar a los procuradores a su casa. Empecinados en dar un meneo más al tinglado sanchista, tras el de Ayuso en Madrid, tal vez hayan despreciado los intereses más inmediatos de los castellano leoneses, y así han surgido como termitas formaciones locales que se han hecho con siete escaños y más de setenta y cinco mil votos. Todo lo que ha faltado a Mañueco para gobernar como pensaba.

El asunto recuerda lo ocurrido hace más de un milenio en esta vieja piel de toro: la división del califato de Córdoba en treinta y cinco pequeños reinos que llamaron taifas, facciones en castellano. Los almorávides mandaron sobre más de media Hispania. Terminaron rindiéndose a los almohades un siglo después, y con el paso del tiempo todos ellos fueron barridos por los cristianos.

Ya en el XIX, la primera república sufrió el cantonalismo murciano y la proclamación del Estat Catalá. El primer presidente del aquel régimen no aguantó más de cuatro meses en el cargo, y levantándose en pleno Consejo proclamó: “Señores, ya no aguanto más. Voy a serles franco: ¡estoy hasta los cojones de todos nosotros!”, tomó el portante y salió aquella misma noche para Francia.

Estamos en esas. O los partidos de gobierno, y sólo hay dos, se toman en serio las cosas, o alguien acabará repitiendo las palabras de Don Estanislao Figueras.

Todo tiene matices, y el bipartidismo también; de hecho, desde aquella primera restauración de Cánovas y Sagasta, aquí nunca ha funcionado plenamente. Lo de la Transición se llamó bipartidismo imperfecto, y resultó bastante mejor de lo registrado posteriormente.

Los carriles de la vigente ley electoral, pensada en 1976 para hacer posibles las primeras elecciones en libertad, conducen a la dispersión parlamentaria que está sufriendo un sistema abocado a gobiernos sin las mayorías suficientes para blindarse ante los chantajes del cantonalismo naciente.

Con los agentes en presencia no parece probable modificar la ley electoral. Una vez despejado el verso libre de Ciudadanos, para gobernar este país el centro derecha ha de formular un proyecto de alcance nacional sugestivo para quienes están vivaqueando en sus fronteras.

Y mientras no vuelva a consolidar un partido sobre principios más sólidos que el de mantener en el poder al actual okupa de su legado, la izquierda seguirá a merced de los embates de los vendepatrias de todas las especies.

Los castellano-leoneses han desvelado a unos que Vox está ahí, y a los otros que los comunistas pueden dejar de contar como han venido haciéndolo. No representan a toda la Nación, pero han dejado oír su voz. Nada nuevo: “todo reino dividido contra sí mismo…

Compartir entrada:
Leave the first comment