La Inteligencia y los Mossos

Mossos en acción

Dejando bien sentado que los culpables de los crímenes yihadistas son los criminales yihadistas, obviedad que hay quien se salta a la torera, tal vez sea la hora de desbrozar de la realidad la propaganda con que los sediciosos han querido dar un paso más al frente de su ensoñación secesionista.

Dicen éstos y cantan sus corifeos que Cataluña ya está lista para defenderse sin necesidad de ayudas; que los Mossos se bastan y sobran para asegurar el orden y las vidas de los catalanes.

Y habrá quienes se lo crean después de haber visto cómo en media semana los terroristas están muertos o a buen recaudo declarando en la Audiencia Nacional: nuestros mozos han logrado contraatacar mejor que muchas otras policías del mundo, ¿qué más necesitamos?

Pero pasado el subidón del éxito represor el pendón de los Mossos ha comenzado a deshilacharse porque, efectivamente, contraatacar lo han hecho, y de forma expedita, pero ¿qué decir de la prevención; acaso no es ésta el arma fundamental en cualquier política de defensa? Continue Reading

Otro imbécil en el Govern

El Consejero y la Alcaldesa

El que cobra de nuestros impuestos fungiendo como Consejero de Interior de la Generalitat, un tal Forn, dijo en su televisión que entre los asesinados -él dice muertos- en las Ramblas han identificado a siete: “una mujer italiana, una mujer portuguesa, una mujer con doble nacionalidad española y argentina, dos personas catalanas y dos personas de nacionalidad española.

Nosotros podríamos declarar, ya con seguridad, que ha sido identificado un imbécil en el seno del Govern: su Consejero de Interior. No sólo distingue entre catalanes y españoles, que ya manda madre, sino también entre mujeres y personas. ¿Dónde están las Forcadell, Colau y demás sacerdotisas de la retroprogresía catalana; dónde dejaron sus vestiduras rasgadas tras el desdén con que su género ha sido tratado por el ministrillo de Puigdemont y Junqueras? Continue Reading

Miserables

Terror en La Rambla

Terror en la Rambla de Barcelona

Para empezar por su debido orden: miserables, los asesinos que ayer masacraron vidas en España. Estos, y sus maestros, son los grandes miserables de la tragedia; los demás, actores secundarios.

Hay algunos que, como Puigdemont, tienen tan errada la puntería que disparan en dirección opuesta al decir que es miserable sacar consecuencias políticas del atentado terrorista que heló ayer el corazón de Barcelona. “Mezclan cosas que no corresponden”, dijo esta mañana en su radio. Se refería sin duda a lo que ya es un clamor en la sociedad catalana: que ya está bien de política ficción.

Al titular de la Generalitat el editorial de un diario nacional le ha sentado como a los mansos un par de banderas negras, que no es que hagan más daño que las coloreadas pero sí que avergüenzan a sus mayorales. Decía El País algo tan natural como que el terror sembrado y las vidas cobradas por los asesinos deberían “devolver a la realidad a las fuerzas políticas catalanas que, desde el Govern, el Parlament o los movimientos por la independencia, han hecho de la quimera secesionista la sola y única actividad de la agenda política catalana en los últimos años”. Continue Reading

La desleal oposición

Publico hoy en La Tercera

de ABC el artículo siguiente

sobre la oposición socialista

en el momento actual.

 

Claro que la oposición no debe lealtad al gobierno de turno, sólo a los intereses generales del país y su sistema constitucional. Oponerse al poder ejecutivo significa vigilar el uso de su ejercicio, juzgar sus iniciativas y abrir otras alternativas. Es una de las claves del sistema parlamentario, piedra angular de la democracia representativa.

Pero no es lo que aquí se usa. Hoy la presunta alternativa de gobierno dedica sus mejores esfuerzos a obstaculizar la salida de los problemas que realmente preocupan al común. Condena más que critica, que sería lo propio; trata de arrasar cualquier iniciativa gubernamental, desde las meramente instrumentales hasta las fundamentales para la salvaguardia del sistema.

El actual jefe de la oposición está sumido en la batalla por recomponer la arboladura y velamen de la nave socialista, destrozada por una gestión errática que acabó desconcertando más a propios que a extraños. El crecimiento de sus expectativas electorales mostrado en el último sondeo del CIS más que a méritos propios es debido al hartazgo de muchos por el rosario de casos de corrupción entre los populares y, tal vez, por la política aparentemente pasiva aplicada por Rajoy a la sedición nacionalista. Continue Reading

La encuesta

CIS, julio 17

Dice el CIS que el PSOE de Sánchez pisa la sombra de los populares de Rajoy. El resto de figurantes apenas se mueve y el conjunto de los españoles dicen que las cosas van a mejor.

La novedad alienta las filas del maltrecho partido socialista; quieren pensar que las bases acertaron al votar por Sánchez. Pero los datos muestran algunos detalles interesantes.

Por ejemplo, la actuación política del PP en el Gobierno está mejor valorada por el total de los españoles que la del PSOE en la oposición: muy buena/buena, 11% PP; 6,8% PSOE. Y Rajoy ofrece más confianza que su oponente: 18,6% sobre un 18,4%.

Está claro que el PP de Rajoy sigue cayendo tan mal como viene siendo habitual en las encuestas, aunque luego resulte que ante las urnas no es para tanto; en dos palabras, lo de votar taponándose las narices. Continue Reading

Cantabria merece algo mejor

Populismo en vena

Cae simpático a mucha gente, se las arregla para estar en múltiples estudios de televisión, vender un libro de autoayuda, Ser feliz no es caro, y ser presidente de Cantabria en tres legislaturas sin haber ganado una sola elección. Todo a la vez. Así es Revilla, desde hace treinta años secretario general del Partido Regionalista Cántabro y hasta poco antes de la Transición exdelegado en Torrelavega de la Organización Sindical franquista.

Alejado de cualquier tentación ideológica, Revilla hizo del PRC el cesto donde recoger el fruto de la demagogia más ramplona y el desencanto de las disidencias ajenas.

Con la mayor naturalidad pasó de ser vicepresidente del gobierno regional y titular de la consejería que más fondos públicos reparte entre los años 1995 y 2003 con el PP, a presidente apoyado por el PSOE cántabro desde el 2003 hasta el 2011, y 2015 hasta hoy. Con este matrimonio de conveniencia logró arruinar a sus padrinos: de los trece diputados que el PSC tenía en 2003 pasó a cinco en las últimas elecciones. El PRC por su parte creció desde ocho hasta doce. Continue Reading