Ganó Soraya, Casado conquistó

Los finalistas

En las elecciones primarias los militantes de un partido, de cualquier partido, no votan programas, votan personas; sensaciones, expectativas, imágenes y confianza. Se decantan por el talante de un candidato más que por su experiencia, títulos o edad.

En títulos y experiencia Sáenz de Santamaría y Cospedal arrasaban al resto de candidatos. Abogadas del Estado, miembros de los Gobiernos de Aznar y Rajoy, la primera con vicepresidencia incluida y Cospedal a cargo de Defensa, después de haber presidido la Comunidad castellano- manchega, y al frente del partido durante diez años.

Frente a ellas, Casado llevaba en su mochila la frescura de la juventud, tiene diez años menos que Soraya, y el atractivo electoral que le hizo conquistar en los últimos comicios la más alta votación nacional en su circunscripción, Ávila.

Ayer Soraya sumó 1.546 votos más que Casado, y éste superó en 4.887 a la Secretaria General del Partido. Soraya ganó pues, pero Pablo Casado conquistó una posición que, quizá, supere el próximo día 20 en el 19 Congreso. Continue Reading

La que va a caer

Eso de “peor, imposible” es hoy puro optimismo. Claro que las cosas irán a peor; al tiempo. El gran chisgarabís que maquina en La Moncloa sobre la convivencia de los españoles no hace otra cosa que satisfacer las deudas contraídas en su asalto al poder.

Por vez primera en nuestra historia democrática, la conjunción socialista, comunista, nacionalista y republicana ha copado las radios y televisiones públicas. ¡Qué ingenuidad la de quienes dudaban de que los republicanos y secesionistas fueran a votar tal tropelía!

¿Qué otra cosa iban a hacer sino seguir secundando el golpe de mano al sistema mientras su apoderado continúe dando carrete a sus aspiraciones?

Para el gran chisgarabís la sedición catalanista no es la gran cuestión; a juzgar por los hechos, ha considerado prioritario eliminar las concertinas en las fronteras de Ceuta y Melilla, quitar peajes, sanidad universal, trasladar etarras y golpistas, remover la momia embalsamada de Franco y, sobre todo ello, un Real Decreto-Ley para controlar la información. Continue Reading

Payasos

El Centro Autogestionado

Estamos rodeados. Lo del anti honorable que ocupa la presidencia de la Generalitat con un lazo amarillo prendido como quien luce en la solapa la insignia de Caballero de la Legión de Honor es sobradamente conocido; no merece una línea más, y menos después de la pitada que se ha llevado en el estadio tarraconense. Lo que sí amerita un comentario es la estulticia que anida en el llamado Centro Social Autogestionado de Tabacalera. Verán.

La antigua fábrica de tabacos de Madrid situada en el barrio de Lavapiés es un inmenso edificio adscrito al Ministerio de Cultura, con más trazas monásticas que fabriles. Un tercio de las tres hectáreas que ocupa está hoy encomendado a un colectivo de grupos que forman el Centro Social Autogestionado de Tabacalera.

Quedó sin uso en el año 2000 tras la extinción del monopolio fiscal creado tras la guerra civil y que durante cuatro décadas elaboraba, importaba y distribuía el tabaco en España. Tabacalera pasó a denominarse Altadis y pocos años después se fusionó con la francesa Seita. Hoy todas sus acciones pertenecen a la británica Imperial Brands.

Pero volvamos a Lavapiés, donde en el espacio “autogestionado” los colectivos que se arrogan la representación del barrio desarrollan actividades de diversa naturaleza lúdica, lo cual no tendría nada reseñable si no fuera por los pies en pared que acaban de poner los mandamases del Centro Social… Continue Reading

El Presidente mentiroso

Presidente singular

No han cambiado las circunstancias, las cosas están como estaban; no hay pues excusas para incumplir tantas palabras dadas. En dos semanas el Presidente del Gobierno se ha desmentido con empeño inusual. Ello invita a pensar que tampoco las nuevas palabras vayan a ser cumplidas.

Sánchez es un caso singular en la historia de nuestra democracia. Hasta ahora cada Presidente llegaba a La Moncloa pertrechado con los votos suficientes para llevar a cabo una misión conocida por los electores. No siempre tuvieron los necesarios, pero sí bastantes como para poder manejar alianzas con terceros de menor fuerza parlamentaria.

La misión de Sánchez era conocida porque la lleva encima desde que perdió la primera de las elecciones con las que redujo el socialismo a la inanición. Más que misión, un afán único: ser presidente; como fuera, con quien fuera y para lo que fuera. O fuese.

Para lo que las imágenes de cada momento dispongan. Y así va enladrillando su ascensión a los cielos con ladrillos de cristal de mil colores, tantos como los gustos de una eventual clientela contrariada, o meramente aburrida al cabo de seis años de gobierno rajoyano. Continue Reading

Cultura, cambio positivo

Guirao a Cultura

La detección de un ministro tramposo y su inmediata liquidación es lo que a Sánchez le faltaba para redondear su imagen de regenerador. Tan es así que cabría preguntarse si cuando lo nombró no sabría ya de sus problemas con el fisco. Porque el error de la designación queda más que compensado con su inmediata remoción.

La trapacería fiscal del saliente Huerta le ha reportado otro notable beneficio, a él y seguramente al resto de los españoles. El nombramiento de Guirao, un genuino gestor, llena el vacío provocado por la ocurrencia de sentar en el banco azul a un presentador de la tele rosa. Lo que dijo aquél: no hay mal que por bien no venga.

El lamentable espectáculo del portazo de despedida que dio el ministro más breve de nuestra Historia debería poner sobre la mesa una reflexión sobre los modos con que son designados los altos funcionarios del Estado, ministros, fiscal general, director de Inteligencia, embajadores estratégicos, etc.

La libre designación de sus ministros por parte del Presidente de Gobierno tal vez debiera pasar por algún tipo de cedazo para contrastar su idoneidad. Continue Reading

Sánchez ante Cataluña

La garrocha

Tras el trampantojo del Acuarius que Sánchez ha puesto en pantallas y periódicos para distracción del personal, el golpismo catalán brilla con luz cada día más intensa; no hay quien lo tape. Y ahora ayudado desde aquí.

Oír a un expresidente socialista del Gobierno que la solución está en volver al Estatuto anticonstitucional que él protegió es un desatino sólo comprensible tratándose de alguien que goza del respeto de Maduro.

Sánchez, que no deja de ser una suerte de Zapatero.3, ve así reforzada la sensibilidad tercerista ante el conflicto catalán, como si entre el independentismo republicano y el sistema democrático vigente cupiera realmente una tercera vía, la de la reforma de la Constitución. Continue Reading