Ajo y agua…

15-J-77

A los sediciosos se les ha indigestado la verdad. La verdad es que España es una Nación tan vieja como ninguna otra en Occidente, y también tan joven hoy como la que más; que los españoles conviven pacíficamente, trabajan con más éxito que sus vecinos y hacen poco caso de los agoreros; que la mayoría es solidaria con sus connacionales y siente como propio todo el país.

Conmemorando el inicio de nuestra democracia el Rey desplegó ayer en el templo de la soberanía nacional el conjunto de atributos, derechos y obligaciones que la sociedad española hizo suyos en la Constitución. Y aunque hoy parezca fácil, lo hizo de forma heroica, guardándose unos la ira y otros los miedos con la generosidad que sólo la libertad puede propiciar.

Atrás quedaron siglos de tirarse las ideas como piedras a la cabeza hasta llegar al fratricidio. Los constituyentes y sus representados quisieron hacer historia y lo consiguieron; una historia de éxito, coral, escrita a dos manos. Continue Reading

El renacimiento de España

Rey Juan Carlos, constituyentes

Celebraron ayer las Cortes Generales el 15 de junio del 77, una de las fechas fundantes de la democracia española. Homenaje a los primeros representantes de la soberanía nacional porque trenzaron el consenso constitucional amparados por Juan Carlos I. Pedagogía en vena a cargo del Rey Felipe VI y de la presidenta del Congreso. Una gran lección ignorada por las cadenas nacionales de televisión. Insólito.

De entre todas las carencias de nuestra sociedad hay una letal: la educación, y en todos los sentidos de tan polisémico término. Comenzando por el de la transmisión de conocimientos para el desarrollo la capacidad intelectual, moral y cívica de la persona de acuerdo con la cultura y normas de convivencia de la sociedad a la que pertenece. Y así van algunas cosas como van.

Aquellas primeras Cortes nacidas el 15-J dieron respuesta política a los errores del pasado, vino a decir el titular de la Corona en una brillante apuesta por el futuro de la Nación que se reseteó en la Transición. Errores aquellos similares a los que hoy asoman bajo el disfraz democrático del populismo antisistema y del nacionalismo sedicioso, instalados ambos en las instituciones políticas. Continue Reading

Igual, la alcaldesa

Igual, la renovación

Ayer noche volví a lamentar no vivir en Santander. Allí regresaré mañana pero por poco tiempo, una vez más con un pretexto en la maleta. Ahora se trata de la inauguración del Centro Botín, valioso regalo a Cantabria de la Fundación creada por la estirpe de banqueros que patronea el banco que lleva el nombre de su capital por medio mundo.

Pero mi añoranza, que es a lo que iba, surgió mientras viendo la televisión nacional escuchaba a Gema Igual. Es la alcaldesa que una inmensa mayoría, estoy seguro, quisiera tener en las ciudades y pueblos españoles. Una mujer de habla directa, clara y rebosante de sentido común. Cuarenta y tres años y popular, le falta un concejal para gobernar el ayuntamiento santanderino con mayoría absoluta pese a tener su partido más votos que la suma de socialistas, regionalistas y podemitas.

Teniendo vistas, incluso escuchadas, a tantas munícipes empeñadas en cosas tan chuscas como cambiar el nomenclátor de las calles, tan inútiles como arbitrar carriles para quienes no lo usan, o tan gravosas para los contribuyentes como convertir los reglamentos del tráfico en meros instrumentos recaudatorios, seguir las palabras de Igual permitía imaginar que un mundo mejor es posible. Continue Reading

El vicio y la traición

Podemitas imputados

Una pareja de concejales madrileños son imputados por la Justicia; no se sienten concernidos. Su proceder recuerda aquella historieta de la paisana que concedió haber perdido la virginidad pero sólo un poquito. Imputados pero poco, dicen la inefable Mayer, encargada de la Igualdad, y Sánchez Mato, el de la Economía.

No nos moverán, la misma cantinela que hace tres cuartos de siglo cantaban sus antepasados para darse ánimo ante la inminente caída del Madrid sitiado por la tropa al mando de Franco. Pesa sobre los dos imputados la acusación de malversación de fondos públicos, una de las causas que según el código ético de Ahora Madrid exige el “compromiso de renuncia o cese de forma inmediata de todos los cargos ante la imputación por la judicatura”. Pero quia, eso no va con ellos; sólo contra la casta, ha venido a proclamar la portavoz podemita Maestre, aquella joven descamisada que asaltaba capillas en la Complutense.

“Otro modelo de política pública, abierta, distribuida y transparente”. Bajo ese pendón presentó su candidatura Mayer en las elecciones de las que salió concejal. La apertura y transparencia quedaron claras en el caso por el que está imputada: cien mil euros destinados a dos bufetes sin concurso ni siquiera información a la propia alcaldesa. Continue Reading

PSOE: la ambición como programa

El líder y la silla

El Congreso socialista celebrado en Madrid este caluroso fin de semana ha sido trascendental; tanto como los celebrados en Suresnes, 1974, y Madrid, 1979. En aquellos se forjó la estructura partidaria de la socialdemocracia española con el liderazgo de un equipo encabezado por Felipe González. El clausurado ayer en Madrid ha roto amarras con los principios que hicieron del PSOE un partido de gobierno, concretamente el que más años ha administrado la democracia española. Su líder actual ha marcado el camino del asamblearismo populista.

Mal negocio para los españoles. Derrocar un gobierno no puede ser el objetivo primario de un partido democrático; en eso se ha quedado el nuevo socialismo español conducido por Pedro Sánchez, un líder carente de equipo y sin otra ambición que la del poder personal, cuyo camino pretende cubrir a lomos de una militancia encendida con escoria demagógica.

Este no es un país de muertos de hambre, ancianos sin pensión ni menores sin escuela. Esa pintura negra tiene corto recorrido, y aún más corto cuanto más empleo pueda seguir creándose –de ahí el afán por derogar la reforma laboral y demás tímidas liberalizaciones de los populares- y los españoles comiencen a presentir un futuro mejor. Continue Reading

Iglesias y los tiempos de Rajoy

La lección de Rajoy

El censor terminó censurado. Ridículo el de Iglesias Turrión. La moción de censura al Gobierno instada por Podemos podría acabar teniendo consecuencias en la propia formación podemita si su funcionamiento no respondiera al centralismo democrático propio de los viejos partidos comunistas. Iglesias hizo el ridículo, acentuado por la vibrante intervención de su telonera Montero.

Rajoy, quizá el mejor parlamentario del momento, no sólo salió indemne de la censura sino que consiguió deshacer el bloque opositor. La izquierda está rota. Los estrafalarios parlamentos de los podemitas son inasumibles para la socialdemocracia, incluso estando como el PSOE está; infumables para cualquier conocedor de la realidad española, incluidos los nacionalismos periféricos.

Ni las pinturas negras de Goya habrían llegado a tanto. Y es que, como Rajoy apuntó, los podemitas sólo tienen vida en tiempos de desastres. La cólera representa para ellos el papel que el oxígeno juega en los seres vivos. Cuando el crecimiento del empleo o de la capacidad de consumo familiar se hacen habituales, cada vez son menos los marginados y más la gente dispuesta a integrarse en la sociedad en marcha. Continue Reading