Vuelve la política

Rajoy pide responsabilidad

Rajoy pide responsabilidad

Rajoy devolvió ayer la política al parlamento, ojalá dure. Después de su anterior mayoría absoluta reconocer que “necesitamos un gobierno basado en acuerdos porque así lo exigen los resultados electorales” es el primer paso para albergar la esperanza de que el dialogo y sus consecuencias puedan destierrar la imposición del “porque yo lo digo” que durante tantos años ha marcado la vida política española.

La nacional, la regional y la municipal; con mayorías absolutas o sin ellas; conservadores, socialistas, nacionalistas y mediopensionistas, todos, han demostrado las raíces comunes de su españolísimo modo de mandar en cuanto alcanzaron alguna parcela de poder.

Difícil empresa la de abrir cauces para conciliar criterios sobre las tres o cuatro materias que realmente importan mientras la política se escriba con minúsculas y a lápiz, preocupados por el qué dirán, yo con estos ni a heredar, etc.

Para marcar distancias siempre quedan muchas más cuestiones. El temor que ayer se advertía en los primeros comentarios de los partidos llamados al diálogo no tiene más sentido que el que la incapacidad de cada cual quiera conceder. Sigue

Hay que ser imbécil

Tal para cual

Tal para cual

El ciudadano Garzón no lo es más porque no entrena lo suficiente. Decir, como ha dicho, que Rajoy será presidente gracias a la traición histórica del PSOE retrata hasta dónde puede llegar un comunista puesto ante un micrófono. Los votos, las urnas, parecen importarle un pimiento. Cree que la calle es suya, como medio siglo atrás dijo un ministro de Franco; ¿se habrá parado a pensar de dónde salen los votos del PP, que es lo que realmente hace presidente a Rajoy?

Tampoco se habrá parado a pensar por qué perdieron él y sus amigos medio millón de votos en seis meses. Quizá haya alguien que atiende mejor a lo que la calle necesita de lo que ellos presumen. Movilizar el descontento es el camino más directo a la frustración colectiva.

El ciudadano Garzón comunicó al Rey que habrá follón desde el mismo día de la investidura, como si esto fuera la Venezuela de los bolivarianos que sus compañeros de viaje podemitas instruyeron para asaltar parlamentos.

Por esa vía poco van a cosechar; ellos seguirán calentitos y aforados en el Congreso mientras los manifestantes pueden sufrir en sus propias carnes la carga de los vergajos policiales. Cada cual en el sitio que le corresponde, que es como siempre se han hecho las revoluciones. Sigue

El Papa, Maduro y Rajoy

Intermediación vaticana

Diplomacia vaticana

La noticia, notición del día, es la visita de Maduro al Papa Francisco. La diplomacia vaticana tiene acreditadas horas de vuelo suficientes, siglos mejor, como para ser respetada sobre cualquier otra. Por muy argentino que sea el actual sucesor de Pedro, que lo es, no parece que la audiencia haya sido improvisada.

Francisco encargó a un colaborador de tanta confianza como para haberle nombrado su embajador en Argentina, el nuncio monseñor Tscherrig, la intermediación en Caracas, y allí ha anunciado sus conversaciones con la oposición y bolivarianos en el momento en que el déspota entraba en el Vaticano.

Que el deshielo abierto, con sesión conjunta programada para el domingo próximo, acabe con la tiranía no está escrito y en cualquier caso no será cuestión de meses. Pero tampoco de los cinco años que duró la caída de la Unión Soviética, desde la perestroika hasta la disolución en diciembre de 1991. Sigue

Badalona

Escudo real en Badalona

Escudo real en Badalona

Badalona tiene su canal de televisión, sus radios, periódicos, confidenciales y ese pero muerto en la cuneta y esos albañiles amarreta, que cantaba Joan Manuel Serrat en la copla que le dedicó tiempo ha.

En la tercera ciudad de la provincia de Barcelona gobierna una alcaldesa  podemita que pasó en Bogotá el 12 de Octubre después de ordenar a su lugarteniente que se ciscara en la legalidad declarando laborable el 12 de octubre, dada “la connotación colonialista y de genocidio étnico” de la Fiesta Nacional.

Su corporación municipal está compuesta por 10 concejales del PP, 5 de Guanyem Badalona en Comú, 4 del PSC, 3 de Esquerra, 2 de ICV-EUiA y 1 de CDC y de Ciudadanos.

La unión de socialistas, Esquerra y los comunistas de verde puso al frente del consistorio a la podemita Dolors Sabater , desbancando al partido más votado. El popular Albiol la había más que duplicado en votos y casi triplicado a Pastor, el candidato socialista.

Visto que en España todo marcha sobre ruedas, que en Badalona no hay problemas de convivencia en barrios como el de Sant Roc y que la telefonía móvil funciona de maravilla, la alcaldesa Sabater decidió darse una vuelta por Bogotá para asistir a la Cumbre Mundial de Líderes Locales y Regionales del Congreso de Ciudades y Pueblos Unidos. Sigue

El PSOE y Cataluña

Iceta, PSC

Iceta, PSC

Al PSOE le ocurre en Cataluña lo que a Ciudadanos en Galicia, que no existe. El PSC es ahora otra franquicia nacionalista que va perdiendo apoyos en la medida que se separa del tronco socialista nacional, o sea español.

El partido socialista que salga restaurado de su actual ensimismamiento habrá de plantearse seriamente su implantación en Cataluña olvidándose del PSC.

El problema viene de lejos; en el proceso de conformación de los partidos que protagonizaron el proceso constituyente había dos socialismos catalanes, o tres incluso. Cada cual con sus respectivos dirigentes y matices. Además de la Federación catalana del PSOE que lideraba Triginer, y tenía su base principal en la UGT, coexistían el Partit Socialista de Catalunya- Congrés y el Partit Socialista de Catalunya- Reagrupament.

El segundo, más imbricado en la burguesía barcelonesa, estaba liderado por Raventós. Y el tercero, Reagrupament,  socialdemócrata y con cierta presencia en el campo, tenía un líder claro, Pallach. Su temprana muerte frustró su futuro.

En las elecciones primeras, junio 1977, los del PSOE y Congrés se presentaron en una misma lista, mientras que los del Reagrupament  fueron del brazo de CDC.

Los tres decidieron disolverse de aquella manera un año después en el llamado Congreso de la Unidad del que salió el PSC-PSOE, cuya autoproclamación como partido marxista, obrero y muchas cosas más se tragaron Raventós, Serra y Maragall como una copa de cava. Sigue

Flotando en el viento

El saludo

El saludo

Surrealista como tantas letras de Dylan, el nuevo y sorprendente Nobel de las Letras. El futuro del próximo Gobierno de España está en el aire. A estas alturas las apuestas van a favor de una investidura exprés el sábado 29, doblegado el NO ES NO socialista por la fuerza de la gravedad; la gravedad que aquejaría al partido tras un tercer paso por las urnas. Pero la política seguirá flotando en el viento como la paloma surcando mares antes de dormir en la arena.

El calendario y los plazos pendientes cargan el peso de la responsabilidad en la Gestora socialista, más concretamente sobre los hombros de su presidente.

Javier Fernández se está manifestando como un político solvente. Porque además de evitar una nueva catástrofe en las urnas, abre a su partido la oportunidad de encabezar la oposición a un Gobierno minoritario y falto de los resortes precisos para actuar libremente.

Claro que no habrá presupuesto que manejar para alimentar a tantos desplazados del poder desde hace cinco años ya, ni tampoco fuegos artificiales con que deslumbrar a la militancia; pero es lo que toca al partido socialista tal como los bolos están plantados. Sigue