Melania y el nacionalpopulismo

El Gran Timonel

Melania y el Gran Timonel

Dentro de las incongruencias del personaje no es menor su cascada de juicios sobre los inmigrantes teniendo él en casa a una belleza llegada de Eslovenia cuando ya tenía 26 años. Hace 20 Melania Knavs de Trump llegó a Nueva York para proseguir su carrera de modelo iniciada en Milán y París después de un breve paso por la Universidad de Ljubljana. No se trata pues de una estadounidense de toda la vida.

Es más, cuando casó en 2005 con el flamante presidente aún no tenía la nacionalidad norteamericana que obtuvo un año después. Hoy es la primera dama del país y una ciudadana respetada por sus actividades filantrópicas en campos diversos, desde el cultural al de la defensa de los niños. En suma, un paradigma de lo que un inmigrante puede llegar a ser en aquel país de oportunidades.

¿De qué demonios habla pues Trump; de qué mujeres, de qué extranjeros, de qué inmigrantes cuando tiene tan cerca un caso que desmonta toda su palabrería excluyente, xenófoba o sexista?

Va a resultarle muy difícil seguir gobernando a golpe de tuits por la sencilla razón de que las cosas no son ni están tal como él las vende. Y eso mejor que nadie lo saben los senadores y representantes republicanos, teóricamente su partido, que habrán de aprobar sus propuestas legislativas.

La mayoría republicana que las dos cámaras ostentan refleja mejor que el triunfo de Trump el juicio de la sociedad norteamericana sobre la presidencia Obama. El presidente lo es porque sumó más compromisarios que su rival, pero en votos le ganó Clinton por dos millones de diferencia. Sin embargo los votos para la renovación parcial del Congreso se volcaron en favor de los candidatos republicanos. Ellos son el poder pegado al suelo de cada Estado, conocen mejor que el Gobierno federal a los ciudadanos que les han votado, y actuarán en consonancia.

Nuevos washingtonianos han desalojado a los que Trump criticó hasta en su discurso inaugural ¿darán una paso al lado para que el comandante en jefe conduzca al paraíso nacionalpopulista al pueblo sin intermediarios, como prometió?

Más probable es que por puro instinto de conservación, dejemos ideologías al margen, los Congresistas pongan más empeño en la defensa de sus votos que en secundar los impulsos del Gran Timonel.

Publicado el Lunes, 23 - Enero, 2017 en Política.

Comentarios